Costa Rica es el país de A.L que genera mayor cantidad de residuos electrónicos por habitante

Costa Rica registró 13,2 kilogramos de residuos electrónicos por habitante en 2019, pero del total generado solo 8% fue recogido para su tratamiento ambientalmente racional

Costa Rica es la nación latinoamericana que registró la mayor cantidad de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) generados por habitante, pues en 2019 contabilizó 13,2 kilogramos por habitante, superando a los otros 12 países de la región que fueron analizados.

Así lo indica el informe Monitoreo Regional de Residuos Electrónicos para América Latina, el cual abarcó los 13 países que participan en el proyecto Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi)-Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) sobre residuos electrónicos de América Latina y el Caribe: Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

Además, el informe publicado a finales de enero de 2022 fue elaborado por el Programa de Ciclos Sostenibles (Scycle), copatrocinado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) y el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional e Investigaciones (Unitar).

El documento expone que, en 2019, los residuos electrónicos generados por 206 millones de ciudadanos en los 13 países analizados alcanzaron 1,3 millones de toneladas, lo cual equivale “al peso de una línea de 670 kilómetros de camiones de 40 toneladas completamente cargados”.

El panorama en Costa Rica

Según el informe, en Costa Rica en el 2019, la cantidad de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) comercializados o puestos en el mercado (POM) fue de 15,4 kg/hab (78,2 kilotones) y se generaron 13,2 kilogramos de residuos electrónicos por habitante (67 kilotones).

Si se comparan los datos del 2019 con los del 2009, en el año de la prepandemia, la cantidad de aparatos eléctricos y electrónicos puestos en el mercado aumentó 3,5 kg/hab (+25,2 kilotones) y los RAEE mostraron un crecimiento de 4,2 kg/hab.

“En general, los AEE POM de Costa Rica y los RAEE generados (durante la última década) son más elevados que el promedio regional”, menciona el informe Monitoreo Regional de Residuos Electrónicos para América Latina.

Costa Rica también es el país que presenta la tasa de recolección por habitante más alta de la región, pues es equivalente a 1 kg/hab.

Además, en relación con la cantidad de residuos electrónicos generados en el territorio nacional, Costa Rica solo recoge el 8% de los mismos para su tratamiento ambientalmente racional.

Ante esto último, Eugenio Androvetto, director de la Dirección de Protección Radiológica y Salud Ambiental del Ministerio de Salud, expresó, en una noticia publicada por la cartera en octubre de 2021, que el país tiene “el gran reto de revertir esos números, pues hoy un 19% son depositados en conjunto con los residuos ordinarios y un 32% se encuentra invisible, tal vez disperso y abandonado en gavetas, cajas o bodegas de los domicilios de sus antiguos usuarios, el resto queda en manos del sector informal”.

Por su parte, de acuerdo con datos a mayo de 2021, el país tiene 60 operadores autorizados para la gestión de estos residuos, de los cuales 13 poseen permisos para la recolección, almacenamiento y transporte, y 47 cuentan con el aval para el desmantelamiento, separación, recuperación, exportación, importación, tratamiento, y eliminación.

Marco legal nacional

Los 13 países analizados cuentan con algunos marcos legales y reglamentarios para la gestión de residuos, empero solo Costa Rica, Ecuador y Perú han instaurado una legislación específica para los residuos electrónicos y sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) centrados en la regulación de los mismos.

En 2010, en Costa Rica se aprobó un reglamento específico sobre la gestión de RAEE, por el que se aplica la Ley General para la Gestión Integral de Residuos (8.839), con el fin de regular “la gestión integral de residuos y el uso eficiente de recursos”, mediante la planificación, la ejecución de acciones regulatorias, y el seguimiento y la evaluación pertinente.

Incluso, según Olga Segura, coordinadora de Planificación Gestión Integral de Residuos del Ministerio de Salud, esa legislación incluyó la Responsabilidad Extendida del Productor; que establece un mecanismo para que las empresas que ponen en el mercado los aparatos eléctricos y electrónicos se hagan responsables por el residuo y garanticen la recuperación y gestión integral de estos.

Segura agregó que todavía se está actualizando el reglamento para fortalecer el marco regulatorio, mediante el establecimiento de metas obligatorias para la recuperación de los residuos generados.

La funcionaria de Salud explicó que entre las acciones pendientes en materia de gestión de RAEE están: el establecimiento de metas de recuperación obligatorias para las empresas que ponen en el mercado los aparatos, fortalecimiento del cumplimiento de la normativa vigente, y el desarrollo e implementación de estrategias y sistemas para mejorar la eficiencia y facilidades para los ciudadanos que generan estos residuos.

Hallazgos generales del informe

Los residuos electrónicos en los 13 países de América Latina aumentaron un 49% entre 2010 y 2019, de manera similar a la media mundial, pero solo el 3% se recogió y gestionó de forma segura. No obstante, mientras que los recicladores informales “seleccionan” algunos elementos valiosos de estos residuos, la mayor parte del 97% restante se gestiona de forma inadecuada.

Asimismo, el informe expone que, en 2019, los residuos electrónicos generados por 206 millones de ciudadanos en los 13 países alcanzaron 1,3 millones toneladas. La cifra comparable en 2010 fue de 900.000 toneladas, producidas por 185 millones de ciudadanos, aproximadamente.

Las sustancias peligrosas de los residuos electrónicos de la región incluyen al menos 2.200 kg de mercurio, 600 kg de cadmio, 4,4 millones de kg de plomo, 4 millones de kg de retardantes de llama bromados y 5,6 megatoneladas de gases de efecto invernadero (debidos a los refrigerantes); detalla el documento.

En comparación con la Unión Europea (UE), los 13 países analizados generan menos residuos electrónicos por habitante, pero también disponen de un marco legislativo y una infraestructura de gestión de residuos electrónicos menos desarrollada.

Crédito: https://www.eleconomista.net/tendencias/Costa-Rica-es-el-pais-latinoamericano-que-genera-mayor-cantidad-de-residuos-electronicos-por-habitante-20220215-0012.html

Bienestar común por encima del individual

Responsabilidad ambiental

Seguramente usted ha escuchado muchas veces decir “no tenemos bolsas plásticas” lo que es, sin duda, una excelente noticia. En Costa Rica desde hace dos años la Ley 9786 prohíbe las bolsas plásticas que se dan en los supermercados, así como la comercialización de pajillas, cubiertos, vasos, platos y agitadores de un solo uso. El plástico es un material sintético que no se descompone fácilmente y termina por ensuciar los ríos y la vida marina, desfavorable para cualquier ser viviente.

Con esta legislación se declaran de interés público programas de economía circular, reciclaje y de educación sobre plásticos de un solo uso, así como las iniciativas de reconversión productiva que pretenda sustituir los plásticos.

Una vez más la ley nos impide hacer las cosas como nos da la gana y lo agradezco. Esta ley insta a poner el bienestar común por encima del individual, participar en la solución, ver de lo que somos capaces y salir al rescate del medio ambiente.

La ciencia informa

Ningún cambio es fácil y esta nueva norma ha tomado tiempo implementarla. Sin embargo, científicos costarricenses ofrecen una lectura preocupante sobre los daños que causa el plástico. En un estudio publicado por la Universidad de Costa Rica, estudiantes de biología detectaron la presencia de microplásticos en el tracto digestivo de peces procedentes del Pacífico costarricense.

Se clasificaron los microplásticos en dos grupos: fibras, como por ejemplo fibras sintéticas o de ropa, y partículas, que pueden ser residuos de plástico de otras fuentes. Los resultados arrojaron un total de 1101 piezas de plástico dentro del tracto digestivo de los peces; de ellas, 875 son fibras y 226 partículas. En cada individuo se identificó en promedio 29 fibras y 8 partículas.

Otro artículo publicado en la revista de la UCR el Dr. Juan Guillermo Sagot Valverde, laboratorista químico del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) coincide con otros científicos sobre la contaminación provocada por el estereofón y considera que, si los seres humanos seguimos contaminando, para el 2050 el planeta tendrá más plástico que peces en los océanos.

Los microplásticos son transportados por las corrientes marinas y se depositan en la superficie de la arena debido a que son muy livianos. En el caso de las micropartículas de estereofón, estas son muy volátiles y se ha observado que llegan al mar por el aire.

Plastisfera

Nuevo año, nuevo gobierno, y ¡más basura! El uso diario de millones de mascarillas, guantes y otros productos sanitarios han aumentado significativamente los residuos de basura. Según una publicación de las Naciones Unidas  los cubrebocas han invadido los océanos y con ello han provocado una alteración acelerada de los ecosistemas que afecta a los más vulnerables -La prevalencia de los plásticos en el medio ambiente ha llegado a tal punto que algunos académicos han comenzado a referirse a la esfera de interacción entre ecosistemas y plásticos como la plastisfera.

Eliminar el plástico de un sólo uso es, en principio, una oportunidad para mejorar las malas prácticas de consumo que nos han traído hasta acá. Le brinda al país la oportunidad de cumplir las metas en cuanto a una economía circular que nos beneficie a todos. Es una ley que abre una puerta a la esperanza y busca optimizar las maneras de valerse de los recursos frente a la tragedia colectiva del cambio climático. Enfrentarnos a los propios peligros, cara a cara, y a un futuro poco prometedor sino logramos acogemos a más leyes como esta.

Crédito: https://delfino.cr/2022/02/plastisfera

América Latina no gestiona bien sus residuos electrónicos: solo recupera adecuadamente el 3%

Aunque la generación de desechos electrónicos en 13 países de América Latina y el Caribe aumento en un 49% durante la última década, a la par con la media mundial, el registro de recolección regional, un 2,7%, palidece frente a la tasa global, que es de un 17,4%. La mayor cantidad de residuos electrónicos generados por habitante se registró en Costa Rica y la menor en Nicaragua.

La gestión de los residuos eléctricos en América Latina y el Caribe está lejos de alcanzar niveles óptimos, según un nuevo análisis elaborado en el marco de un proyecto de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.

El estudio, copatrocinado por la Universidad de las Naciones Unidas y el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación, destaca que solamente el 3% de los desechos electrónicos de la región se recogen a través de conductos formales y se tratan de manera respetuosa con el medio ambiente.

El documento añade que no hay ninguna constancia sobre el 97% restante de residuos, cuya recuperación podría suponer una gran suma de dinero, unos 1700 millones de dólares anuales.

El informe concluye que entre 2010 y 2019 el volumen de basura electrónica aumentó un 49% en los 13 países de América Latina analizados*, una cifra cercana a la media mundial, pero que solo se recogió y gestionó de forma segura el 3% de esos materiales, un registro muy lejano al 17,4% de promedio mundial.

Igualmente se destaca que, pese a que los recicladores informales «seleccionan» algunos elementos valiosos de los residuos de aparatos electrónicos y eléctricos, la mayor parte de ese 97% restante se gestiona de forma inadecuada.

La mayor cantidad de residuos electrónicos generados por habitante se registró en Costa Rica con 13,2 kilogramos por habitante y la menor en Nicaragua, con 2,5 kilos por persona.

«Los residuos electrónicos constituyen uno de los flujos de residuos físicos de más rápido crecimiento en el entorno mundial actual y son una amenaza para el desarrollo sostenible», dice el informe.

Un medio ambiente sano depende de una gestión adecuada de los desechos

Los residuos electrónicos que en 2019 generaron los 206 millones de ciudadanos de los13 países ascendieron hasta 1,3 megatoneladas, de las cuales casi el 30% eran de plástico. Se trata de un peso equivalente a una línea de 670 km de camiones de 40 toneladas completamente cargados. En 2010, esa cifra fue de 900.000 toneladas generadas por unos 185 millones de ciudadanos.

Entre las sustancias peligrosas presentes en la basura electrónica se hallaron al menos 2200 kilos de mercurio, 600 de cadmio, 4,4 millones de plomo, cuatro millones de retardantes de llama bromados y 5,6 megatoneladas de gases de efecto invernadero pertenecientes a refrigerantes.

El análisis destaca la mala gestión de estas sustancias en la región y añade que la falta de reciclaje genera «diversos riesgos para la estabilidad de un medio ambiente sano».

Un abandono que, según el coautor del estudio, Kees Baldé, podría representar una gran oportunidad económica.

“Los residuos electrónicos generados a nivel regional en 2019 contenían 7000 kilos de oro, 310 de metales raros, 591 millones de kilos de hierro, 54 millones de cobre y 91millones de aluminio, lo que representa un valor total de aproximadamente 1700 millones de dólares de materias primas secundarias».

Falta actualizar la legislación

Aunque los 13 países analizados cuentan con algunos marcos legales y reglamentarios para la gestión de residuos, solamente se ha instituido una legislación específica para los residuos electrónicos y los sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) en Costa Rica, Ecuador y Perú.

El informe pide a todos los países que introduzcan y apliquen un marco jurídico y político centrado en la gestión ambientalmente racional de los desechos electrónicos y los contaminantes orgánicos que contienen; o que se supervisen y refuercen los sistemas existentes para hacerlos más eficientes y eficaces.

Recomendaciones

El análisis propone siete recomendaciones generales:

  • Prevenir más
  • Estar más sensibilizados
  • Recoger más
  • Tratar mejor, contaminar menos
  • Pagar adecuadamente
  • Trabajar de forma más segura
  • Formar más

También destaca que para la aplicación de estas recomendaciones “sería necesario un enfoque global en el que participaran todos los actores y partes interesadas de cada país”.

Además, considera necesario reforzar la cooperación transnacional a fin de reducir la carga de grandes inversiones y lograr el cambio necesario.

*Los 13 países de América Latina y el Caribe que participan en el proyecto sobre residuos electrónicos de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial son: Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

Crédito: https://news.un.org/es/story/2022/01/1503102

La basura electrónica se multiplica en el mundo

Según un informe de un programa de la ONU sólo el 10% de la basura derivada del descarte de computadoras portátiles, móviles y tabletas se recicla.

Los residuos electrónicos se multiplican por doquier en México, el tercer productor de este tipo de basura en América, que genera 1,2 millones de toneladas cada año, según cifras oficiales, mientras las leyes dificultan, en vez de facilitar, la tarea de recolectarla y reciclarla.

De acuerdo con Yves Gómez, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se requiere “un marco legal que tenga un alcance más nacional” para indicar que este tipo de desechos requieren de “un tratamiento especial”.

El coordinador general de proyectos sobre contaminantes orgánicos persistentes señaló que “la responsabilidad de estos residuos recae en los estados” por lo que moverlos de un lado a otro representa un gran problema para cumplir las normativas de cada territorio.

Esto ha provocado que sólo 10% de la basura derivada del descarte de ordenadores, computadoras portátiles, móviles y tabletas se recicle.

Para el 2026 se prevé que se eleve a 1,3 millones de toneladas anuales la cifra de desperdicio electrónico en el país, aunque podría ser mayor por el aumento en la adquisición de dispositivos digitales durante la pandemia de Covid-19.

El ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales estimó en un estudio reciente que durante la pandemia, “la compra de artículos electrónicos para realizar teletrabajo o clases virtuales como teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras portátiles y contratación de internet aumentó 120 por ciento.

UN PROBLEMA DE TODOS

Yvez Gómez consideró que es necesario “más involucramiento en el manejo de estos residuos de todos los sectores de la población, desde la sociedad civil, el gobierno y la iniciativa privada”.

Se requiere de “promover un manejo integral y ambientalmente adecuado de estos residuos, que merezcan un proceso que tenga buenas prácticas en todo el ciclo de vida del producto de este tipo de materiales, incluyendo la trazabilidad de los componentes peligrosos que puedan ser identificados, separados y dispuestos de manera adecuada”, dijo.

En esta tarea deben involucrarse “todos los grupos de interés y tomadores de decisiones, para poder obtener el mayor beneficio posible, recuperando el material revalorizable”, afirmó. La importancia de reciclar un aparato electrónico que ha dejado de funcionar por daño o por tiempo, de acuerdo con los entendidos, es que se pueden obtener materiales valiosos como oro o cobre y se puede hacer un manejo adecuado de componentes peligrosos como el mercurio.

De acuerdo con el Inventario de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, elaborado por el PNUD, el ministerio del Medio Ambiente y otras instituciones gubernamentales, en México se espera un crecimiento de 17% en la generación de residuos electrónicos entre 2020 y 2025.

La mayor parte de la basura electrónica (66%) corresponde a pantallas LCD y televisores, seguido de computadoras de escritorio y portátiles (24%) y en menor medida a grabadoras y reproductores de sonido (6%) y a teléfonos celulares (4%).

¿Qué son los empleos verdes?

El trabajo decente y la protección del planeta confluyen en esta modalidad. Según un relevamiento de la sede local de la Organización Internacional del Trabajo, hay una fuerte presencia de jóvenes en este rubro.

El cuidado, la preservación y la sustentabilidad ambiental se conectan con la promoción del empleo verde, donde confluyen dos aspectos clave: el trabajo decente y la protección del planeta. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define al trabajo decente como la aspiración de la persona durante su vida laboral, el concepto busca expresar lo que debería ser un empleo digno. 

En todo el mundo, los mercados laborales incorporan al cuidado y la preservación del ambiente como un factor clave de cara al futuro del trabajo, tanto en sectores tradicionales como emergentes. El cambio climático es uno de los principales desafíos que enfrentará la humanidad en los próximos decenios. Sus consecuencias económicas, sociales y ambientales ponen en riesgo a vastos sectores de la población del planeta, en particular, en las regiones más pobres. 

Empleos verdes

Una labor puede considerarse “verde” -según la OIT- si cumple con dos requisitos fundamentales: que se trate de un trabajo decente bajo “condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana” y que se desarrolle en sectores con sostenibilidad ambiental.

Los motivos de este surgimiento laboral son la equidad social, así como también salvaguardar la biodiversidad, reducir los riesgos ambientales y la escasez ecológica. Según un documento de la OIT, en 2015, se estimó que había unos650 mil empleos verdes en Argentina, lo que representaba el 7% del total de los asalariados registrados. Estas ocupaciones se distribuyeron en la industria manufacturera, el transporte, la agricultura y ganadería, y en el suministro de agua y gestión de residuos.

Por otro lado, el relevamiento de la OIT Argentina determinó que hay una fuerte presencia de jóvenes y trabajadoras en dichos empleos sostenibles en rubros como la administración pública, la construcción, el turismo y la agricultura.

Solución para la basura electrónica 

Uno de los empleos verdes que toma mucho valor a la hora de pensar en el cuidado del planeta es la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Computadoras, celulares, pantallas y hasta pilas suelen acumularse en distintos cajones de los hogares cuando caen en desuso y muchos de los elementos que los componen son reutilizables.

Por otro lado, estos tipos de materiales cuentan con diversos componentes y piezas con diferentes composiciones, algunos de los cuales podrían ser sustancias químicas peligrosas para el medio ambiente. Allí surge la importancia de la gestión de los RAEE.

El documento del organismo de las Naciones Unidas detalló que se generan anualmente alrededor de 8,4 kilogramos de RAEE por persona, según los datos del Observatorio Mundial de Residuos Electrónicos.

Las especialistas Laura Maffei y Andrea Burucua, en su trabajo elaborado para la OIT: la gestión de los RAEE, sostuvieron que “la recolección, tratamiento, eliminación de desechos y recuperación de materiales generan alrededor de 1.200 puestos de trabajo, mientras que la reparación de equipos eléctricos, informáticos y de comunicación es responsable de otros 33 mil”.

Por su parte, no existe una ley nacional de presupuestos mínimos que regule su gestión, algo que se vuelve primordial de cara al futuro cercano. “La gestión de los RAEE acaba siendo alcanzada en algunas o todas sus etapas por la Ley 24.051 de Residuos Peligrosos. Esto complejiza los requisitos y procedimientos para el transporte, acopio y tratamiento. Sin embargo, mientras los equipos se mantengan enteros y descontaminados, no deberían ser considerados ni definidos como residuos peligrosos”, señalaron Maffei y Burucua.

Crédito: https://elauditor.info/actualidad/-que-son-los-empleos-verdes-_a61ce261c1bf18a38dbb2d415

La importancia de la gestión de residuos por un mundo sostenible

La protección del medio ambiente ha cobrado en los últimos años un gran protagonismo a nivel internacional. Entre los problemas medioambientales actuales, la gestión de residuos se ha convertido en una de las preocupaciones principales en los países industrializados. Por ello, las empresas están cada vez más concienciadas y ya pocas son ajenas a la importancia de cuidar el medio ambiente.

En los últimos años, el ciclo de vida de los productos de consumo masivo se ha ido reduciendo, generando consecuencias negativas que impactan en el medio ambiente. Una de dichas consecuencias es el aumento considerable que se ha producido del volumen de generación de residuos.

Las consecuencias de la generación de residuos es un problema que ha ido ganando terreno al observarse que se trata de un fenómeno inherente a cualquier proceso de producción. Por ello, la gestión de residuos es un tema crucial que preocupa cada vez más a las empresas.

La estrategia ambiental es el resultado de un proceso de análisis, desarrollo e implantación de diferentes medidas y acciones de protección ambiental que persiguen objetivos tales como la obtención de ventajas competitivas, reducción de costes, eficiencia en los procesos operativos, así como mejora de la imagen corporativa y reputación de la empresa, mejorando las relaciones con los stakeholders.

Específicamente, la gestión de residuos en la industria es uno de los temas de mayor relevancia y que, en muchas ocasiones, no se realiza de manera correcta debido al desconocimiento.

Los residuos derivados de los procesos industriales son generalmente sustancias que contienen componentes negativos para el medio ambiente. Por dicho motivo, el control que debe ejercerse sobre dichos residuos ha de ser muy riguroso en todos los puntos:

  • Prevención. Se refiere a la adquisición de materiales de una manera idónea en la que se prevea una correcta eliminación de los residuos.
  • Eliminación. Se debe llevar a cabo una correcta eliminación de los residuos, tanto si son peligrosos, como si no lo son.
  • Reciclaje. Se refiere a la posibilidad de reutilizar o reciclar los materiales.
  • Almacenamiento y transporte. Es importante el almacenamiento y transporte de los residuos de acuerdo con la legislación vigente y las previsiones contractuales.

Por tanto, además de la gestión del residuo ya formado, un programa de gestión de residuos adecuado debe actuar en todos los pasos preliminares a la producción del residuo. Para ello, es necesario poner especial atención a la hora de diseñar los procesos productivos, utilizando materias primas menos contaminantes y tecnologías más limpias. También es necesaria la puesta en marcha de un plan de control periódico de la cadena de producción para detectar a tiempo las posibles fugas, desgaste de maquinaria y el desecho de materiales reciclables, entre otros.

Nada ofrece mayor garantía que un gestor de residuos autorizado. Dichos gestores son entidades profesionales con una enorme concienciación medioambiental. Dichas empresas son un eslabón de gran importancia en la cadena.

Conscientes de que cada cliente tiene unas necesidades distintas, Grupo EXO ofrece un servicio de calidad personalizado, con personal cualificado para la recogida de residuos. Su dilatada experiencia les hace ser uno de los principales operadores de confianza.

En 2017, Grupo EXO ha movido un volumen aproximado de 500 metros cúbicos de RSU (Residuos Sólidos Urbanos) y 30 metros cúbicos de residuos peligrosos de características muy variadas; tales como aguas de hidrocarburos, soluciones ácidas y soluciones básicas, entre otros.

Grupo EXO es una sociedad enormemente comprometida con el medio ambiente y la sostenibilidad, desarrollando políticas sostenibles con el entorno y la sociedad, mediante la implantación de procedimiento de Responsabilidad Social Corporativa.

Crédito: https://grupoexo.eu/2018/03/27/la-importancia-de-la-gestion-de-residuos-por-un-mundo-sostenible/

Marketing Verde: En Qué Consiste, Beneficios y Ejemplos

El marketing verde o marketing ecológico como también se le puede conocer, es el tipo de marketing que va enfocado, tanto a producir productos o servicios ecológicos; como a generar un menor impacto en el medio ambiente en una o varias de las etapas o actividades de su desarrollo empresarial.

Actualmente, es muy importante que las marcas y empresas diseñen, desarrollen e implementen una estrategia de marketing verde; pues además de ser una tendencia a la que todos debemos sumar para preservar y conservar el medio ambiente; cada vez son más los clientes que apoyan estas estrategias, haciendo de lo verde y ecológico un estilo de vida.

De esta manera, hay dos formas en las que podemos enfocar una estrategia de marketing verde, una es la relación social y la otra la relación de la marca con el cliente. La primera, es identificar como empresa de qué manera podemos hacer más sustentable las actividades empresariales y posicionarnos en esos aspectos. Por ejemplo, una empresa que recicle agua lluvia y la utilice para lavar los envases, para regar los cultivos, para el uso de los baños, etc; o que tenga un programa de reciclaje para sus clientes, que tenga un sistema de paneles solares para el consumo de electricidad, entre otras ideas.

El segundo enfoque de marca y cliente es cuando la empresa ofrece productos o servicios ecológicos, es decir, que mantiene el objetivo de satisfacer la necesidad de los clientes; pero que su producción es ecológica. Por ejemplo, un jabón ecológico, algún producto que utilice un empaque ecológico o que esté hecho de materiales más amigables con el medio ambiente, etc.

Finalmente, en una estrategia de marketing verde se pueden combinar estos dos enfoques, lo importante es analizar desde las dos perspectivas la empresa cómo puede actuar; y estar en completa sintonía tanto con el cliente, como con el medio ambiente.

Beneficios e Impacto del Marketing Verde

Si bien el marketing verde puede suponer una ventaja competitiva, porque actualmente los clientes son más conscientes de sus compras y el poder que ejercen; la realidad es que la implementación del marketing verde debe estar orientada a la protección y conservación del medio ambiente.

Lo primero es que debemos ser muy conscientes del impacto que nuestras acciones como personas y actividades empresariales generan en el medio ambiente. Después, lo que se debe hacer es identificar los problemas o aquellas actividades en las que estamos generando un impacto negativo al medio ambiente; de esta manera será más fácil orientar todos los objetivos a reducir ese impacto.

Por ejemplo, se puede plantear el uso de materias primas menos contaminantes, renovar la disposición de los desechos de producción, seguro en el mundo hay ejemplos más ecológicos, implementar políticas de reciclaje, reutilización y reducción, etc. El cambio puede no llegar a ser fácil, pero no es imposible; comenzar con pequeñas acciones es un buen comienzo, se necesita disposición y ganas de hacerlo.

También es muy importante señalar, que no orientar nuestra marca hacia un marketing verde puede suponer también una gran desventaja frente a la competencia; y es que fácilmente, esas empresas puedan usar ese recurso en contra nuestra y a favor de su publicidad.

Finalmente, no debemos dejar de lado también, la ventaja competitiva que supone el marketing verde; de hecho, muchos estudios en el mundo demuestran que los clientes ahora son mucho más conscientes de su impacto como consumidores, por lo que están optando por apoyar marcas que contribuyan al cuidado del medio ambiente, incluso cuando eso represente un mayor precio.

Ejemplos o Campañas de Marketing Verde Exitosas en el Mundo

En el mundo son muchas empresas las que están implementando procesos más limpios y ecológicos y productos más amigables con el medio ambiente. Está, por ejemplo, la mara Toyota que en el año 2.000 lanzó un carro híbrido que se convirtió en el más vendido en Estados Unidos, pues ayuda a reducir a la mitad la contaminación normal de un carro.

Incluso, las acciones del marketing verde pueden ir orientadas a la educación de los clientes, como es el caso de H&M, que mediante una campaña promueve el reciclaje de ropa; y es que la industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo.

Otro ejemplo de la industria de la moda es Nike, quienes no solo están diseñando y desarrollando productos elaborados a partir de materiales reciclados como el poliéster y utilizando colores biodegradables; sino que también lanzaron una app para inspirar a nuevos diseñadores de moda a utilizar materiales ecológicos a la hora de diseñar sus productos.

Otro gran ejemplo de marketing verde son los productos de línea blanca, sí, esos electrodomésticos que, si bien son carísimos, también prometen un ahorro de energía inmenso. LG por ejemplo, con sus diferentes productos como neveras y lavadoras, desarrolló una tecnología de compresores de inversor como lograr una mayor eficiencia energética.

Credito: https://encolombia.com/economia/empresas/marketing/marketing-verde/

Consumidores harán la diferencia en la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

  • Nuevo mapa del Ministerio de Salud revelará los puntos disponibles y condiciones de recepción de equipos, artefactos y componentes eléctricos y electrónicos.
  • Costa Rica está un paso adelante en políticas públicas para la gestión de sus RAEE, pero requiere reforzar el cumplimiento de la responsabilidad de negocios y conciencia social sobre el tema.
  • Nuestro país recicla apenas un 8% de sus residuos de aparatos eléctricos y electrónicos según datos del Ministerio de Salud y del Proyecto de Residuos Electrónicos para América Latina (PREAL).

13 octubre, 2021. ¿Qué pasó con aquel viejo teléfono celular que dejó de funcionar hace tiempo, o con la computadora descontinuada que entró en desuso hace ya años, o bien, aquella lavadora que ya nunca fue reparada por falta de repuestos? Muchos no lo saben, pero lo cierto es que podrían ser parte del extenso 92% de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que no gestionamos los costarricenses.

Datos del Ministerio de Salud, con apoyo del Proyecto de Residuos Electrónicos para América Latina (PREAL), señalan que sólo un 8% de los RAEE reciben un manejo integral en el país. Según Eugenio Androvetto, Director de la Dirección de Protección – Radiológica y Salud Ambiental, del Ministerio de Salud, ¨tenemos el gran reto de revertir esos números, pues hoy un 19% son depositados en conjunto con los residuos ordinarios y un 32% se encuentra invisible, tal vez disperso y abandonado en gavetas, cajas o bodegas de los domicilios de sus antiguos usuarios, el resto queda en manos del sector informal, y entonces no podemos tener certeza de cuánto se gestiona correctamente y cuánto es abandonado en vertederos o en fuentes de agua, poniendo en riesgo nuestra salud y la del ambiente¨.

El país cuenta con política pública suficiente y hasta es referente internacional, el mejor ejemplo es el expediente 20565, que actualiza la Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos de 2010, en materia de responsabilidad extendida del productor (REP), aprobado a finales de agosto de este año.

Dicha ley dispone que los productores o importadores deben responsabilizarse de los productos que venden durante todo el ciclo de vida, incluyendo las fases posindustrial y posconsumo. Esto busca que la recolección de los residuos de este tipo se realice de forma gratuita para el consumidor, inclusive sin supeditar esta recolección a la venta de un nuevo producto.

Un mapa diseñado para consumidores responsables de RAEE: “Trae tu residuo electrónico”

Justamente, para dar este paso de hacer más efectiva la implementación de la ley nacional, la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) y las cuotas de recuperación de RAEE, es que el Proyecto de Residuos Electrónicos para América Latina (PREAL), apoyó al Ministerio de Salud, para el desarrollo en nuestro país de un mapa digital que muestra a los consumidores dónde están distribuidos todos los puntos de recepción de residuos eléctricos y electrónicos.

Entre el conjunto de puntos de recepción de RAEE se incluyen algunos de los principales importadores, negocios vendedores y distribuidores de productos eléctricos y electrónicos, quienes han asumido de manera sistemática y programada su responsabilidad extendida como entes comerciales (ver lista completa en hoja de datos.)

El lanzamiento del mapa de los puntos de recepción de estos residuos, será realizado por el Ministerio de Salud en el marco del Día Internacional de RAEE, el cual se celebra mundialmente mañana 14 de octubre y que este año tiene como slogan “El consumidor es clave para la economía circular”.

De acuerdo con datos de Naciones Unidas, en promedio, al año cada persona del planeta produce 7,6 Kg de residuos eléctricos y electrónicos, y muy pocos son gestionados (reparación, reciclaje o destrucción correcta), mientras que los ticos doblamos el promedio mundial con 13,1 Kg.

Esta visión es congruente con lo que plantea Pablo Hernández, Director Ejecutivo de la Asociación de Empresarios para la Gestión Integral de Residuos Electrónicos (ASEGIRE), quien señala que en el país, mientras se trabaja con importadores y productores reforzando la responsabilidad como productores, paralelamente se debe fortalecerse la conciencia en el consumidor para que cumpla con su papel en la transferencia de los RAEE a los puntos de recepción, cerrando así el círculo de responsabilidad compartida dentro del ciclo de vida de los productos.

¨El mapa que ahora presentamos, conecta las necesidades de las personas conscientes y responsables con la cercanía y conveniencia para que puedan cumplir con su responsabilidad, y de esta forma los consumidores podrán hacer la diferencia¨, concluyó Eugenio Androvetto.

Pueden ver el mapa completo aquí: Puntos de Recolección de Residuos (uned.ac.cr)

Productividad con responsabilidad ambiental

Gran parte de la productividad mundial requiere el consumo de artefactos y dispositivos eléctricos y electrónicos. Si bien el 2020 registró una reducción del consumo de este tipo de productos a causa de la contracción económica provocada por la pandemia, lo cierto es que la generación de RAEE globalmente muestra una tendencia ascendente.

Según el Global E-Waste Monitor 2020 de la ONU, el 2019 batió la marca mundial de generación de residuos electrónicos y eléctricos con un crecimiento del 21% en tan solo un lustro para alcanzar los 53,6 millones de toneladas métricas, cifra que podría alcanzar los 74 millones de toneladas métricas al 2030. Bajo este contexto, el Día Mundial de los Residuos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), celebrado por tercera vez consecutiva este próximo 14 de octubre, es una fecha que pone de relieve la necesidad de que los países apliquen la jurisprudencia relacionada a la gestión de este tipo de residuos especiales, al tiempo que apoyen el fortalecimiento de la educación y sensibilización social alrededor de este sensible tema ambiental que impacta la calidad del agua, los suelos y la salud de la biodiversidad y los seres humanos en todo el planeta.

¿Qué pasó con los RAEE en los primeros meses de COVID-19?

Acompáñenos al Conversatorio con la presentación del estudio: “Impacto de la pandemia de Covid-19 en los residuos electrónicos”, el cual fue desarrollado por la Universidad de las Naciones Unidas, UNU, con Michelle Wagner, investigadora asociada de la UNU, Eugenio Androvetto director de la Dirección de Protección Radiológica y Salud Ambiental del Ministerio de Salud y Pablo Hernández, director ejecutivo de ASEGIRE. Será el jueves 14 de octubre a las 9:00 a.m por medio de la plataforma Zoom. Link de inscripción: Evento Día Mundial del RAEE 2021

Crédito: https://www.ministeriodesalud.go.cr/index.php/centro-de-prensa/noticias/746-noticias-2021/2186-consumidores-haran-la-diferencia-en-la-gestion-de-residuos-de-aparatos-electricos-y-electronicos

“Una sola Tierra” será el tema del Día Mundial del Medio Ambiente 2022, auspiciado por Suecia

El lema del Día Mundial del Medio Ambiente 2022 llama a vivir de manera sostenible y en armonía con la naturaleza.

En 2022 se cumplen 50 años de la designación del 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en Estocolmo.

Nairobi, 18 de noviembre de 2021 – Bajo el tema “Una sola Tierra”, el Gobierno de Suecia acogerá el Día Mundial del Medio Ambiente 2022, en alianza con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La celebración tendrá lugar 50 años después de la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de Estocolmo, en la cual se acordó el establecimiento del PNUMA y se designó el 5 de junio de cada año como el Día Mundial del Medio Ambiente. “Una sola Tierra” fue el lema de esa conferencia celebrada en 1972 y, 50 años después, sigue vigente: este planeta es nuestro único hogar y es responsabilidad de la humanidad salvaguardar sus recursos finitos.

La consigna “Una sola Tierra” destaca la necesidad de vivir de forma sostenible, en armonía con la naturaleza, a través de cambios sustanciales impulsados por políticas y elecciones cotidianas que nos guíen hacia estilos de vida más limpios y ecológicos.

«Como orgulloso anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente 2022, Suecia destacará las preocupaciones ambientales más apremiantes, y mostrará sus iniciativas y los esfuerzos globales para abordar la crisis climática y de la naturaleza. Invitamos a la comunidad global a unirse a las actuales discusiones y celebraciones», dijo el ministro de Medio Ambiente y Clima y viceprimer ministro de Suecia, Per Bolund.

Según el informe Hacer las paces con la naturaleza, realizado por el PNUMA y publicado a principios de este año, transformar los sistemas sociales y económicos significa mejorar nuestra relación con la naturaleza, comprender su valor y poner ese valor en el centro de la toma de decisiones.

De acuerdo con la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen, “en 2022 esperamos que el mundo comience a pasar la página del peor capítulo de la pandemia de COVID-19. Y lo hacemos con el conocimiento de que continuamos enfrentando las tres crisis planetarias que amenazan nuestro futuro: la crisis del cambio climático, la de la pérdida de la biodiversidad y la de la contaminación y los desechos».

“El anuncio de Suecia, y un lema para el Día Mundial del Medio Ambiente que pone a la naturaleza y a las personas en el centro del trabajo ambiental, nos recuerda las raíces del trabajo para proteger nuestro medio ambiente e inyecta un impulso vital a los esfuerzos globales para reconstruir de una manera mejor y más sostenible», agregó Andersen.

Sobre el país anfitrión, Andersen dijo que «desde que fue sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, hace cinco décadas, ha conseguido avances significativos en la protección del medio ambiente, incluyendo el objetivo climático de lograr para 2045 las cero emisiones netas y lograr un balance negativo de emisiones a partir de entonces». 

«Su papel como anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente en 2022 es, por lo tanto, un reflejo de un compromiso y un liderazgo históricos, y un alto nivel de ambición para el futuro», concluyó Andersen.

El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra cada año el 5 de junio. Es el día emblemático de las Naciones Unidas para promover la conciencia y la acción mundial por el medio ambiente. A lo largo de los años, se ha convertido en la principal plataforma global para la divulgación pública ambiental y es celebrado por millones de personas en todo el mundo.

Además, en 2022, el Gobierno de Suecia acogerá la conferencia Estocolmo+50: un planeta sano para la prosperidad de todos —nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad, una reunión internacional para conmemorar el 50º aniversario de la Conferencia de Estocolmo de 1972, acelerar la implementación de la Agenda 2030 y lograr una recuperación sostenible de la COVID-19.

Estocolmo+50 brindará una oportunidad para que la comunidad internacional fortalezca la cooperación y muestre liderazgo en la transformación hacia una sociedad más sostenible, en línea con la declaración adoptada recientemente por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La Conferencia de Estocolmo de 1972 dio lugar a la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, que incluye varios principios rectores sobre la gobernanza ambiental mundial. Uno de los principales resultados de la reunión fue el establecimiento del PNUMA y el Día Mundial del Medio Ambiente.

NOTAS PARA LOS EDITORES

 Sobre el Día Mundial del Medio Ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente es la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la conciencia y la acción global en favor de la protección ambiental. La fecha, celebrada todos los años desde 1974, también se ha convertido en una plataforma vital para promover el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Más de 150 países participan cada año bajo el liderazgo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y corporaciones, organizaciones no gubernamentales, comunidades y celebridades de todo el mundo adoptan la marca del Día Mundial del Medio Ambiente para defender causas ambientales.

Sobre el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia

El Ministerio de Medio Ambiente de Suecia es el ente gubernamental responsable de la política ambiental y climática del país. El ministerio trabaja en cuestiones relacionadas con el clima, la diversidad biológica, los productos químicos, los ciclos ecológicos, la conservación de la naturaleza y los bosques, el medio ambiente marino y acuático, la seguridad radiológica y la cooperación ambiental internacional.

Sobre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

El PNUMA es la autoridad ambiental líder en el mundo. Proporciona liderazgo y alienta el trabajo conjunto en el cuidado del medio ambiente, inspirando, informando y capacitando a las naciones y a los pueblos para mejorar su calidad de vida sin comprometer la de las futuras generaciones. El PNUMA trabaja con gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y con otras entidades de Naciones Unidas y organizaciones internacionales alrededor del mundo.

El PNUMA a los 50: Un momento para reflexionar sobre el pasado y visualizar el futuro   

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 1972 en Estocolmo, Suecia, fue la primera conferencia de la ONU con la palabra «medio ambiente» en su título. La creación del PNUMA fue uno de sus resultados más visibles. El PNUMA fue constituido para ser la conciencia ambiental de las Naciones Unidas y del mundo. Su aniversario se celebrará con actividades que se llevarán a cabo hasta 2022 y analizarán el progreso alcanzado, así como lo que está por venir en las próximas décadas. 

Crédito: https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/comunicado-de-prensa/una-sola-tierra-sera-el-tema-del-dia-mundial-del-medio

La importancia del medio ambiente en las empresas

Las empresas y el medio ambiente guardan una relación fundamental para la civilización. El papel de las empresas es esencial para proteger el medio ambiente. Es muy importante tener una buena gestión empresarial para apostar por el desarrollo sostenible. El mundo empresarial no puede permanecer ajeno a la concienciación medioambiental. Además, la ecología ofrece innovaciones que benefician a ambas: favorecer al medio ambiente y al desarrollo económico. El compromiso medioambiental debe formar parte de las empresas. Muchas organizaciones apuestan por los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

¿Qué es la contaminación ambiental?: El medio ambiente y las empresas

La contaminación ambiental es la entrada de sustancias perjudiciales en un lugar determinado. Esta incorporación de elementos afecta a la proporción y convierte a la zona en insegura y contaminante. La contaminación, en su mayoría, puede ser natural o artificial. La primera se refiere a fenómenos naturales y la segunda a cualquier actividad que la haya provocado el ser humano. La contaminación ambiental es provocada por contaminantes biológicos, físicos y químicos. Todos estos contaminantes afectan al suelo, aire y agua en diferentes formas.

Existen sujetos externos y escenarios que actúan como elementos de presión sobre la empresa si esta no respeta el medio ambiente. Por lo que cumplir con las normas establecidas supone mejorar la imagen frente a los usuarios y clientes. El medio ambiente y las empresas están en continua interrelación.

¿Qué cosas contaminan el medio ambiente?: Contaminantes ambientales

Diferentes contaminantes y productos contaminan el medio ambiente: químicos, físicos y biológicos. Se pueden encontrar todos estos contaminantes ambientales en cualquier entorno. Los químicos proceden de la industria química, los físicos de acciones realizadas por el ser humano y los biológicos debido a la descomposición de desechos.

Plásticos, disolventes, ácidos, tóxicos, calor, radioactividad, papel… Son diferentes las formas de contaminar. Por ello, la sociedad se preocupa por los efectos que la contaminación tiene y cómo afecta en la salud de los ciudadanos. Lo más destacado es el calentamiento global, es decir, el aumento de la temperatura de planeta que afecta de forma directa en la atmósfera y en los océanos. De la misma manera, afecta al desarrollo de enfermedades y a la extinción de especies.

Las grandes, en mayor medida, apuestan por las energías renovables y evitan los contaminantes ambientales.

¿Qué son las energías renovables?: ventajas y desventajas

Las energías renovables son fuentes de energía que se obtienen de fuentes naturales inagotables.  Estos provienen directamente de la propia naturaleza y son recursos limpios. Existen distintos tipos de energías renovables: solar, térmica, eólica, biomasa, hidroeléctrica, biogás, del mar y geotérmica.

  • Energía solar: aquella energía que se obtiene del sol. La radiación solar es absorbida por las placas solares y se transforma en electricidad. Asimismo, existe la energía solar termoeléctrica que se utiliza para calentar fluidos.
  • Energía eólica: energía gracias a la fuerza del viento.
  • Energía hidroeléctrica: utilización de la fuerza del agua para generar energía.
  • Biomasa: tipo de energía que procede de plantas y desechos de animales. Aquello que provenga de organismos vivos.
  • Biogás: energía compuesta por dióxido de carbono y metano derivado de la biodegradación de biomasa (materia orgánica en ambiente sin oxígeno).
  • Energía del mar: energía gracias a la fuerza del mar.
  • Energía geotérmica: energía producida gracias al calor del interior de la Tierra.

Las energías renovables tienen diferentes ventajas: son ilimitadas, permiten la producción a pequeña escala, no generan gases ni residuos, entre otras. No obstante, tienen diferentes desventajas: algunas de estas fuentes son intermitentes, necesitan de infraestructuras y no están totalmente disponible según la ubicación.

Los ciudadanos y las empresas pueden ser dueños de la propia energía y contribuir de esta forma a tener un mundo más ecológico, sano y sostenible. Las empresas pueden colaborar de distintas formas, según qué servicios o productos tengan y dónde se ubiquen.

El medio ambiente y las empresas: gestión del medio ambiente

Las empresas apuestan por gestionar de forma positiva el medio ambiente. El cambio de actitud es un reto global que traspasa fronteras. Las empresas apuestan por la innovación y por inversiones en eficiencia energética con el fin de desarrollar bajas emisiones.

Las empresas son fundamentales en la lucha por cuidar el mundo y hacerlo más sostenible ya que afectan de forma directa en la gestión del medio ambiente. Asimismo, es una oportunidad para la innovación y crecimiento.

Cada empresa debe prestar atención a las certificaciones desarrolladas por la Organización Internacional de la Estandarización para asegurar un buen desarrollo de la actividad. Las certificaciones son importantes y aumenta la calidad en la empresa.

¿Qué es el ecodiseño?

El ecodiseño es incorporar principios medioambientales en la fase previa y de desarrollo de los productos o servicios. Las empresas apuestan por medidas preventivas como otra característica fundamental del producto que se le añade al coste o la calidad. El fin es la mejora ambiental desde el inicio al final, minimizando los impactos. No solo se tiene en cuenta la fabricación, también cuando se convierte en residuo.

El ecodiseño forma parte de la economía circular. Es decir, en un circuito cerrado sin residuos se prolonga el valor de los productos. Artículos de calidad, reutilizables, monomateriales o “bio”, eficientes, sin emisiones, sostenibles, diferentes… Los usuarios cada vez apuestan más por productos eco para sentirse bien y por ser más duraderos, naturales y que prevengan impactos medioambientales. Deben coincidir la ética, la sostenibilidad y la estética para resultar atractivo, funcional, no costoso y respetuoso. El comportamiento que los productos desencadenan en los usuarios es un factor determinante.

Aparte del ecodiseño, también se utiliza la ecopublicidad, integrando la sostenibilidad en la publicidad. Diseños diferentes y atractivos para concienciar a los ciudadanos.

Coches para empresas: coches eléctricos

Son muchas las empresas que tienen coches propios. Las organizaciones tienen que tener en cuenta la importancia de las energías renovables en la movilidad eléctrica. Apostar por los coches eléctricos es la mejor forma de contribuir con el medio ambiente. No solo son menos contaminantes, además benefician al usuario ayudándole a ahorrar y tienen una menor contaminación acústica.

Los coches eléctricos tienen un impacto menor en el medio ambiente, ya que ayudan a emitir menos dióxido de carbono a la atmósfera. Esto, en parte, es gracias al motor eléctrico y a las baterías recargables. El objetivo es el ahorro energético y el cuidado del medio ambiente.

Crédito: https://www.lumiber.com/medio-ambiente-en-las-empresas

Los expertos en IT creen que reducir los RAEE debe ser prioritario en la COP26

Según el Foro de Residuos de Aparatos Electrónicos y Eléctricos (WEEE Forum), el índice de consumo de productos electrónicos aumenta un 3% anual, sobre todo en ámbitos como el de los teléfonos inteligentes, siendo uno de los principales responsables del aumento de RAEE.

Cerceda, a 3 de noviembre de 2021.- En una encuesta realizada por la British Computer Society (BCS) entre más de 1.100 expertos del sector de las tecnologías de la información (IT), la reutilización y el reciclaje de los residuos electrónicos fueron las acciones elegidas como prioritarias para mejorar la relación de la tecnología con el medio ambiente.

La legislación sobre el «derecho a reparar» que poco a poco se está imponiendo en todo el mundo, aunque de forma irregular, puede ayudar a conseguir este objetivo, “pero solo si se promueve y apoya adecuadamente por parte de los gobiernos, los consumidores y la industria profesional de la tecnología”, afirma la BCS en un comunicado.

Después de los residuos electrónicos (que encabezan la encuesta con un 30%), los expertos en IT se decantaron por los informes sobre la transparencia del carbono (19%), hacer que los centros de datos sean realmente «verdes» (14%) y conceder derechos de teletrabajo para reducir las emisiones de carbono (13%). Por su parte, la restricción de las criptomonedas que utilizan el «proof of work» o prueba de trabajo como método de verificación (es el caso del Bitcoin), que tienen un gran impacto medioambiental, obtuvo un 12%.

La mayoría (61%) de los expertos también manifestaron que no creían que las tecnologías digitales y de la información estén siendo utilizadas eficazmente por la industria en la lucha contra el cambio climático.

ALARGAR LA VIDA ÚTIL A TRAVÉS DE LA REPARACIÓN

Alex Bardell, presidente del Grupo de Especialistas en Tecnologías de la Información Ecológicas de la BCS, afirma que «en lugar de depender de nuevos dispositivos en cuanto tenemos una avería, la legislación sobre el «derecho a la reparación» debería empezar a facilitar que la gente prolongue la vida de sus dispositivos. Si el motor de arranque de tu coche fallara, irías al taller a por una pieza nueva, en lugar de tirar el coche a la basura».

«El reto es que el modelo de negocio de las empresas de electrónica consiste en lanzar productos, como los teléfonos inteligentes, con ciclos de tiempo cada vez más pequeños como forma de generar ingresos, y realmente no tiene por qué ser así. Hace falta combinar una voluntad política, social y comercial para poner el planeta por delante de un ciclo de actualización cada vez más ajustado», añade.

Según el Foro de Residuos de Aparatos Electrónicos y Eléctricos (WEEE Forum), el índice de consumo de productos electrónicos aumenta un 3% anual, sobre todo en ámbitos como el de los teléfonos inteligentes, siendo uno de los principales responsables del aumento de los residuos electrónicos.

Crédito: http://www.sogama.gal/es/noticia/los-expertos-en-it-creen-que-reducir-los-raee-debe-ser-prioritario-en-la-cop26

¿Qué tanto contaminan tus correos y una bandeja de entrada llena?

Los residuos tangibles no son los únicos que contaminan, acumular correos y no vaciar la bandeja de entrada pueden contaminar igual.

Mario Maldonado Svensson

Vicepresidente de la división de Secure Power en Schneider Electric México, Centroamérica y Miami Exporters

Vivimos en un mundo lleno de cambios entre los cuales encontramos dos que se conectan directa e indirectamente: el tecnológico y el climático. El informe del Banco Mundial titulado “Los desechos 2.0: un panorama mundial de la gestión de desechos sólidos hasta 2050”, establece que, si no se adoptan medidas urgentes, para 2050 los desechos a nivel mundial crecerán un 70% con respecto a los niveles actuales.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en México cada mes se genera un estimando de 29 mil toneladas de basura electrónica. Pero los residuos tangibles no son los únicos que contaminan, acumular correos; no vaciar la bandeja de entrada; o incluso un correo con pocas letras de respuesta pueden llegar a contaminar igual que los aparatos.

Pero ¿cómo contamina nuestro correo y bandeja de entrada?

Lo que pasa a continuación es que la mayoría de las personas van almacenando correos y correos de años sin saber que son, ocasionando que los data centers sobre trabajen y consuman mayor energía de la que usualmente necesitan, esto para brindar un servicio adecuado. Esto orilla a que los data centers tengan un consumo excesivo y a su vez sea más costoso el mantenimiento, el enfriamiento, de los mismos.

El envío de correos electrónicos contribuye a agregar más a las emisiones de carbono. Al ser enviados, emiten una estimación baja de carbono, alrededor de 0.3 gramos de CO2 cada uno, según información del International Workplace Group (IWG). Esto sucede debido a que el correo electrónico se guarda en un servidor de data center, que a su vez presta el servicio de almacenamiento de correos. Sin embargo, el prestador de servicio al no saber qué tan importante es el contenido y cuándo se va a ocupar, no puede vaciar esa información hasta que la persona conscientemente lo borra.

Según el informe de “Sostenibilidad ambiental de los centros de datos”, realizado por Copenhagen Centre on Energy Efficiency, los centros de datos utilizan aproximadamente 200 TWh de electricidad al año; lo que representa aproximadamente el 1% de la demanda mundial de electricidad. Se prevé que para 2030 las TIC representarán más del 20% de la demanda mundial de electricidad y que un tercio procederá de los centros de datos.

Tomar conciencia…con las siguientes recomendaciones

En Schneider Electric conocemos la importancia de los Centros de Datos, pero también estamos conscientes del impacto que generan en el medio ambiente. Por esta razón, invitamos siempre al equipo para crear conciencia sobre el efecto que puede generar el hecho de no eliminar un correo y hemos convertido las conversaciones en algo más eficiente. A continuación, te compartimos cinco recomendaciones:

  • Si el correo contiene información relevante, procura guardarla en una memoria o disco duro
  • Elimina los correos de más de 3 años
  • Evita almacenar correos con pocos datos relevantes y que contengan solo agradecimientos
  • Busca siempre explicar y detallar toda la información en un correo
  • Crea pestañas para organizar tu correo y destacar lo más relevante

Crédito: https://energiahoy.com/2021/08/19/que-tanto-contaminan-tus-correos-y-una-bandeja-de-entrada-llena/

Se lanza “Cambia algo, Cambia todo”, una campaña ambiental dirigida a la industria de la comunicación en el contexto de la COP26

La campaña llama a la industria del marketing, publicidad y diseño a tomar una acción, pequeña pero concreta, frente a la crisis climática en el marco de este encuentro cumbre para el futuro del planeta

Una red de 30 agencias creativas de más de 15 países lanza una campaña ambiental dirigida a la industria de la comunicación en el contexto de la COP15 sobre biodiversidad y la COP 26 sobre clima que se estará llevando a cabo el próximo lunes 1 de noviembre. En la conferencia de las partes del Convenio sobre Diversidad Biológica se discutirán 21 acciones para implementar de aquí a 2030.

“Cambia Algo, Cambia todo” cuyo propósito es desafiar a la industria publicitaria a tomar acción frente a la crisis climática en el contexto de la COP26, para generar un compromiso frente al cambio, urgente y necesario, para revertir la crisis climática. La creatividad de todas las piezas de esta amplia campaña digital se basa en modificar la letra de canciones populares para mostrar cómo un pequeño cambio, cambia la historia.

En cada país en los que se desarrolla, la campaña #ChangeSomething se adapta a las audiencias locales y se distribuye a través de las redes sociales, invitando a las personas a tomar acción desde la página de la campaña que va a desafiar a los comunicadores de todo el mundo a comprometerse a una acción concreta relacionada con la industria, para tomar acción frente a una situación que es producto de siglos de “historias” basadas en el paradigma del consumo y el reemplazo infinito.

Marian Ventura,  co-fundadora de ati en Latinoamérica y creadora de la agencia done! en Buenos Aires, comentó:“Por décadas, la industria de los medios y la publicidad escribieron las historias que encendieron nuestro deseo, rellenaron nuestras heladeras y alimentaron la sociedad de consumo ilimitado que nos llevó a este colapso ambiental, en el que nos enfrentamos a una pérdida masiva de biodiversidad y un espiral ascendente de emisiones de carbono”.

Por su parte, Yan De Simone, cofundadora de ati y directora de la agencia BI Media de Buenos Aires, agregó: “La industria creativa mundial tiene la responsabilidad de cambiar la historia, por esto nuestra red de agencias latinoamericanas con foco en triple impacto y sostenibilidad se une con las agencias europeas para crear esta campaña de alcance global”.

Christophe Koninckx, uno de los cofundadores de la red europea DNS y director de la agencia Springtime de Bruselas dijo:“‘Cambia algo, Cambia todo’ es una campaña que presenta un desafío concreto y urgente a las personas en publicidad, marketing y medios. La historia tiene que cambiar, y como expertos que somos en escribir historias que conectan con las audiencias, tenemos una gran responsabilidad en empezar a actuar diferente, desde hoy”.

Camila Corado, analista ambiental de la agencia nómade digital Planta concluyó: “Esta campaña convoca a toda la industria creativa a cuestionar las historias que elegimos contar -promoviendo lógicas de producción y consumo sustentables- y la forma en la que trabajamos para construir esos mensajes, proponiendo acciones concretas para disminuir nuestro impacto ambiental”. 

La campaña Cambia algo, Cambia todo se difunde con el hashtag #ChangeSomething incluye un sitio web changesomething.net/es en el que las agencias de todo el mundo pueden sumarse a una alianza global y conocer más sobre cómo enfocar sus prácticas para contribuir a la acción climática. Allí se puede conocer más sobre la iniciativa y  las agencias que la impulsan.

La campaña iniciará el día 5 de noviembre de la mano de las agencias involucradas que compartirán en redes sociales las piezas con letras de canciones modificadas.

Crédito: https://bioplanet.com.mx/2021/10/29/se-lanza-cambia-algo-cambia-todo-una-campana-ambiental-dirigida-a-la-industria-de-la-comunicacion-en-el-contexto-de-la-cop26/

Por qué es más correcto hablar de «crisis climática» y no de «cambio climático»

El término «crisis» incide en cómo afecta a la sociedad la actual coyuntura climática. Tanto científicos especializados como colectivos ecologistas llevan meses utilizando este concepto para evidenciar la emergencia del momento.  

ALEJANDRO TENA

La realidad informativa de España, este diario incluido, utiliza de manera habitual términos como «cambio climático» o «calentamiento global» para referirse a los problemas medioambientales que sufre el planeta. Aunque estos conceptos son válidos, la expresión «crisis climática» parece haber calado en los entornos ecologistas. Con ella se busca evidenciar que la situación medioambiental del planeta pende de un hilo temporal de tan sólo diez años, tal y como advierten los científicos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Fueron precisamente los científicos del IPCC los que emplearon las palabras «crisis» y «emergencia» para referirse a la situación climática del presente. Unos conceptos que fueron recogidos por los colectivos sociales que durante los últimos meses han salido a las calles de Europa, capitaneados por la joven Greta Thunberg, para reclamar acciones políticas que reviertan los riesgos medioambientales hacia los que camina la humanidad.

Esto no quiere decir que los otros términos hayan quedado desactualizados, de hecho, seguirán apareciendo en las informaciones tal y como ocurre en el resto de publicaciones científicas. Sin embargo, el reconocimiento de la crisis climática a nivel mediático tiene que ver con «subir el nivel del debate», expone Héctor de Prado, responsable de Energía y Clima en Amigos de la Tierra. «Al final se trata de comunicar, pero hay que darle el significado real a las palabras y hay que hacerlo de una manera honesta», añade.

«Cuando cambiamos el lenguaje también cambiamos la forma en la que pensamos», argumenta Javier Andaluz, responsable de Clima en Ecologistas en Acción. El activista expone que el cambio terminológico que se está dando en los últimos meses tiene que ver con «asumir y aceptar que nos encontramos ante un reto de grandes magnitudes que nos afecta en muchísimos aspectos de la vida cotidiana».

Se trata, además de una medida que trasciende a los medios de comunicación. Buen ejemplo de ello es The Guardian, que el pasado mes de mayo decidió incluir «crisis climática» dentro de su libro de estilo. «Queremos asegurarnos de que estamos siendo científicamente precisos, al mismo tiempo que nos comunicamos claramente con los lectores sobre este tema tan importante», argumentaba Katharine Viner, jefa de edición del medio británico.

El guante del periódico ingles lo ha recogido también la propia Fundéu española –fundación que vela por el buen uso del lenguaje en los medios de comunicación–, que hace una semana publicó una nota en la que advertía de que el concepto «crisis climática» era el «más adecuado para referirse a la magnitud y a las consecuencias del calentamiento global causado por la actividad humana».

«Si bien en los medios de comunicación se viene empleando la denominación cambio climático para aludir al aumento de la temperatura del planeta Tierra provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero y la dependencia de los combustibles fósiles, amplios sectores de la comunidad científica consideran que se trata de una fórmula que no describe con la suficiente precisión la gravedad de la situación actual«, exponía la fundación de la Agencia EFE.

Diferencias terminológicas

Cambio climático, calentamiento global, crisis climática. Son conceptos válidos. Incluso pueden emplearse como sinónimos a nivel informativo, pero tienen diferencias importantes a nivel científico. 

Cuando hablamos de cambio climático nos referimos estrictamente al fenómeno físico que se ha dado en el planeta y que se sigue dando, sea de manera natural o inducido por el ser humano. Es decir, las mutaciones climáticas, las modificaciones en las temperaturas y las precipitaciones o las transformaciones de los patrones del viento son cualidades que han estado presentes a lo largo de la historia del planeta. Este término, por ende, no incide en el origen antropogénico de la coyuntura climática del presente. 

El calentamiento global, por su parte, es el fenómeno final o el resultado climático que se está experimentando en la actualidad. Este término, a nivel científico, hace referencia a la subida de las temperaturas del planeta y a cómo estas pueden cambiar los ecosistemas.

Sin embargo, la terminología referida a la «crisis» y a la «emergencia» climática, sin negar nada de lo anterior, apunta a la acción del ser humano y las emisiones que esté genera como causa principal de las mutaciones que se están produciendo en la Tierra. En ese sentido, la palabra «crisis» llena de contenido social y acerca a la sociedad un problema que hasta el momento podía parecer ajeno a la humanidad. 

La emergencia climática

El cada vez más común uso de la palabra «crisis» para referirse a las consecuencias del calentamiento global inducido por el hombre viene ligado a las múltiples manifestaciones verdes que recorren Europa y otras zonas del planeta. Unas protestas civiles que buscan, por encima de todo, que las instituciones gubernamentales reconozcan la emergencia climática.

Esta es la reacción que se requiere desde los colectivos medioambientalistas para revertir la crisis climática actual. De esta forma, la declaración de emergencia se vincula a dos premisas: reconocer el problema y plantear un eje de actuación para solventarlo. Por el momento, Reino Unido es el primer país que aprobó está medida. A su declaración le siguieron las de Irlanda y las de Escocia y Gales. Además, en EEUU y Australia hay 17 ciudades que han aprobado la declaración. En el caso de Europa, más allá del espacio británico e irlandés, sólo encontramos declaraciones regionales impulsadas por gobiernos locales de Italia, Alemania, Suiza, Francia y España (declaración impulsada por el Govern de Catalunya).

Aunque la lista de declaraciones de emergencia es breve, la realidad muestra que, por el momento, estas no van cargadas de la ambición que se reclama desde las calles. Así, una medida que se presenta como revolucionaria termina convirtiéndose en algo simbólico y esto es algo que también puede ocurrir con la popularización del término «crisis climática»

«Hay que evitar que se convierta en una expresión manida como ocurrió en su momento con la palabra sostenibilidad», opina De Prado. Sin embargo, Andaluz incide en el riesgo que puede suponer vaciar de contenido expresiones tan importantes como estas. «Si perdemos el tiempo adulterando los términos es que no hemos entendido nada de lo que supone reconocer la crisis climática», espeta el activista, para evidenciar que el ser humano apenas tiene una década para afrontar la «crisis climática». 

Crédito: https://www.publico.es/sociedad/correcto-hablar-crisis-climatica-no-cambio-climatico.html

GREEN FOREST CIERRA POR BLACK FRIDAY PARA PLANTAR ÁRBOLES

Noviembre, un mes donde empieza a resonar en tu cabeza palabras como Black Friday, Green Friday, Green Week, 11:11…Y Cyber Monday en Diciembre.Las promociones y descuentos nos invaden: La gran publicidad de la «ganga». Como si todo aquello que anhelamos se fuera a terminar. Como si estuviéramos perdiendo una oportunidad única, irrepetible.

Bien…¿Cuál es el origen del Black Friday?

Black Friday nace 1975 en Estados Unidos.  El periódico The New York Times es el primero en emplear el término para referirse al caos producido en la Gran Manzana debido a los descuentos. No llega a España hasta 2011, año en el que cambian las normativas relativas a promociones. Antes de ese momento los periodos de rebajas estaban regulados por ley.

Black Friday o Green Friday

La gran cantidad de residuos y el aumento de emisiones contaminantes provocados por el Black Friday perjudican seriamente al medio ambiente. Grandes y pequeñas empresas se suman «durante todo el mes de Noviembre» con descuentos entre el 20% y el 70% en todos o casi todos sus productos. Toda campaña que promueva el consumo desmedido, y más en productos que no son de primera necesidad, tienen un fuerte impacto sobre el medioambiente.

Tras este movimiento consumista nace Green Friday para promover, según nos cuentan, un consumo responsable. Sin embargo, para nosotros es más de lo mismo, lo único que cambia es el color. La compra compulsiva y el consumismo se visten de verde. Sólo el lunes siguiente al Black/Green Friday se calcula que se moverán más de 3,5 millones de paquetes. Y cada uno de esos movimientos tiene efectos sobre el planeta.

Cualquier tipo de rebaja es una presión para el consumidor. Para las marcas es la oportunidad de vender casi todo su stock a mitad de temporada.

¿No sientes presión e incluso ansiedad ante la invasión de mensajes con descuentos de vértigo? «SÓLO HOY TIENES UN 40% DTO EN TODO»

Te proponemos algo.
A partir de ahora, cuando recibas este tipo de noticias, pregúntate dos cosas:

1.- ¿Cuánto margen tienen las marcas para seguir teniendo beneficios con promociones del 40% de descuento?

2.- ¿Cómo es posible que puedas comprarlo ahora a 30 cuando el resto del año cuesta 50? ¿Me están tomando el pelo?

Como marca sostenible y responsable, nuestra obligación es demandar una compra meditada y no compulsiva. De esta forma también las producciones lo serán y comenzará el cambio.

Debemos recordar como dice el Objetivo 12 de los ODS que para lograr crecimiento económico y desarrollo sostenible, es urgente reducir la huella ecológica mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos. Porque planetas sólo tenemos uno, y hay que cuidarlo.

Crédito: https://greenforestwear.com/black-friday/

Más contaminación, más residuos y más tráfico: el impacto ambiental del Black Friday

Greenpeace estima que las emisiones se multiplican por seis en esta jornada. Un estudio muestra que EE UU emitió 15 millones de toneladas de CO2 solo por las devoluciones

“El Black Friday consume el planeta”, se leía en una caja gigante instalada por Greenpeace en la Gran Vía de Madrid este viernes. “El año pasado, solo en esta jornada se generaron el 1,7% de las emisiones anuales de CO2 de la capital, seis veces más que un día normal, por el transporte, el embalaje y la producción de los productos”, explica Alba García, responsable de ciudades de la organización. El Ministerio de Transición Ecológica no cuenta con datos para corroborar la investigación de la ONG, pero un estudio alerta de que el comercio electrónico está incrementando las devoluciones —y la contaminación—, generando un mayor impacto ambiental y congestionando las zonas en las que opera. Esta insostenibilidad también se traslada al tejido urbano: los pequeños comerciantes critican que los descuentos agresivos benefician sobre todo a las grandes empresas y no generan impacto en las tiendas.

“El comercio electrónico es insostenible tal y como se hace hoy, lleva a comprar cosas que no necesitamos. El tradicional no tenía ese impacto sobre la decisión de compra. Estamos consumiendo 1,3 planetas al año”, señala May López, profesora del EAE Business School e integrante del comité técnico sobre comercio electrónico creado específicamente por el Congreso Nacional de Medio Ambiente (Conama) para estudiar este nuevo fenómeno. Los nuevos hábitos de consumo llevan a que la gente compre cosas sabiendo que las va a devolver. “El porcentaje de devolución en las tiendas era de un 6%, pero en e-commerce se devuelve un 20% de los productos, que llega al 30% en textil”. Con cada devolución aumenta el impacto ambiental. En EE UU ya han medido que en un año se emitieron 15 millones de toneladas de CO2 solo por las devoluciones, “igual que tres millones de coches rodando durante todo un año”. En China en 2018 solo en los servicios de mensajería urgente generaron 13 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

Estas compras llevan asociado otro hábito insostenible: “Cuando compro algo quiero ya, incluso en una hora. Esa entrega es ineficiente. Es imposible optimizar un vehículo que tiene que cargar una mercancía y entregarla en una hora a una sola persona”, dice López, que también es directora de Desarrollo en Empresas por la Movilidad Sostenible. Un tercer problema es que hay más basura porque hay más empaquetado —incluso doble— y menos garantía de que los desechos lleguen al sistema de gestión de residuos.

Greenpeace calcula que en 2018 las ventas en el Black Friday aumentaron un 220% con respecto a cualquier otro día en España, mientras el Ministerio de Industria no dispone de datos por días. El gigante tecnológico Amazon tampoco quiere revelar sus cifras, pero un portavoz explica que la semana de Black Friday y Cyber Monday de 2019 se convirtió en la semana de mayores ventas de la historia de la compañía, con cientos de millones de productos vendidos en todo el mundo. Correos prevé distribuir 48 millones de paquetes durante los meses de noviembre y diciembre —que incluye las fechas de noviembre y la Navidad—, con un incremento del 40% respecto a la actividad de distribución habitual el resto del año, mientras que SEUR movió 1,5 millones de paquetes en esta semana y prevé doblarlo este año.

Pero ese maná económico no llega a las tiendas de barrio. “Si fuese una campaña que se limitase a una semana podría ser positiva para dar visibilidad al pequeño comercio y dinamizar las ventas, pero muchas grandes cadenas arrancaron el 11 de noviembre y lo han alargado todo el mes, y luego vendrá la Navidad. Es una maratón de descuentos constantes que perjudica al pequeño comercio porque no puede competir en márgenes con los grandes”, explica una portavoz de la Confederación Española de Comercio, que aglutina a 450.000 comerciantes y calcula que el 40% del comercio de proximidad se ha sumado al Black Friday. “Les pedimos a quienes lo hagan que no tiren los precios. No podemos competir con dos meses de descuentos y menos con el año que llevamos”. La portavoz señala que la campaña no les supone mucha diferencia de ventas.

Esta cuestión, unida a que Amazon tributa muy poco en España, llevó a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a pedir hace unos días “a los vecinos y vecinas que no compren en absoluto a Amazon ni a grandes plataformas que no tributan localmente ni aportan gran riqueza y lo hagan en el comercio del barrio y la ciudad”. De hecho, la ministra de Cultura francesa, Roselyne Bachelot, también realizó la misma petición este mes. “En la Unión Europea tenemos objetivos ambiciosos en cambio climático, pero al mismo tiempo tenemos esta incongruencia con los hábitos de consumo. Hay que mirar al comercio local, que genera empleos de calidad, impacto positivo y paga impuestos en España”, resume May López.

La influencia de la publicidad

¿Influyen en esto los anuncios constantes en todos los formatos en los últimos días? “La publicidad en el fondo refleja los deseos del consumidor. Aunque hay que distinguir entre la publicidad a largo plazo, que busca generar imagen y crear intangibles de marca, y la publicidad inmediata, que busca unas ventas más urgentes”, apunta Ubaldo Cuesta, director del máster en Publicidad de la Universidad Complutense. “La ventaja de la publicidad inmediata es que responde a los deseos del consumidor, que desea consumir, y si consume bien es bueno, porque recibe una satisfacción, y también para la sociedad, porque mantiene activa la maquinaria de la producción. El inconveniente es que puede generar en el consumidor una especie de impulso excesivo por la compra, una ansiedad. Y eso puede ser malo cuando el consumidor no tiene recursos económicos para afrontar ese deseo de compra compulsiva, con lo que se acaba haciendo daño a sí mismo”, añade. Las principales asociaciones de consumidores recomiendan no dejarse llevar por los impulsos y no hacer compras compulsivas en esta jornada.

Crédito: https://elpais.com/clima-y-medio-ambiente/2020-11-27/mas-contaminacion-mas-residuos-y-mas-trafico-el-impacto-ambiental-del-black-friday.html

“Convertirse en un negocio circular es un cambio transformador para IKEA”

Entrevista a Qi Kai Sheng, Responsable de Circularidad y Cambio Climático del departamento de Sostenibilidad de IKEA España.

¿Qué importancia tiene para vuestra empresa formar parte de plataforma Economía Circular en Acción?
 
Desde IKEA, al igual que las empresas y organizaciones que formamos parte de esta alianza, creemos que es necesario trabajar para transformar nuestra economía sobre un modelo más resiliente, autosuficiente e inclusivo, principios rectores del crecimiento verde. La economía circular en España requiere de la implicación y colaboración de muchos actores, un impulso desde el ámbito privado conjugado con una estrategia valiente y decidida desde las administraciones públicas.
 
¿De qué forma está vuestra empresa apostando por el desarrollo de buenas prácticas socialmente responsables que contribuyan al impulso a la economía circular? ¿Nos puedes explicar brevemente vuestra evolución hasta la actualidad?
 
Convertirse en un negocio circular es un cambio transformador para IKEA. Nuestra guía es integrar la circularidad dentro del nuestro modelo de negocio: desde cómo desarrollamos los productos, qué materiales escogemos y cómo desarrollamos la cadena de suministro, hasta cómo operamos nuestras tiendas y qué servicios ofrecemos a nuestros clientes. Estamos sólo al comienzo de este desafiante viaje que para nosotros supone una responsabilidad pero también una oportunidad de crecimiento.
 
Economía circular significa principalmente hacer un uso eficiente de los recursos y alargar la vida de nuestros productos. Para ello, estamos repensando cada paso de nuestro negocio, y viendo dónde tenemos que actuar para aprovechar el mayor valor de los producto y materiales y cómo involucramos también a los clientes en este cambio Porque para que el cambio sea verdadero tenemos que involucrar a toda la sociedad. Sólo así llegaremos a conseguir nuestra ambición de ser 100% circulares para 2030.
 
¿Puedes especificarnos algunas buenas prácticas y/o iniciativas concretas que estáis llevando a cabo en esta materia y qué objetivos persiguen?
 
En IKEA siempre hemos concebido la sostenibilidad como parte inherente de lo que somos y hacemos. Nuestra máxima siempre la hemos tenido clara: generar un impacto positivo en las personas y el planeta ofreciendo productos accesibles, asequibles y sostenibles dentro de los límites del bienestar común. Creemos que la sostenibilidad tiene que ser para todos los bolsillos. Tenemos una estrategia de sostenibilidad, People & Planet Positive, en la cual se han establecido objetivos ambiciosos en esta materia.

Queremos que para 2030 el 100% de los materiales que utilicemos sean renovables, reciclables o reciclados. Desde siempre hemos sido conscientes de la escasez de los recursos y somos muy cuidadosos con su uso. El 60% de nuestros productos están basados en materiales renovables.

Además, explotamos los recursos que requerimos para nuestro negocio de forma responsable, obteniendo nuestras materias primas de fuentes más sostenibles con la naturaleza y las personas. A día de hoy, el 100% del algodón que utilizamos procede de fuentes más sostenibles y más del 98% de la madera tiene certificado FSC o es reciclada. Pero no sólo los materiales son importantes, también hemos introducido principios circulares en el diseño para hacer que nuestros productos sean más fácilmente reparables y más fáciles de desmontar y volver a montar, para que podamos alargar su vida útil lo máximo posible en las mejores condiciones.
 
En cuanto a nuestras propias operaciones, invertimos masivamente en energías renovables para dejar de utilizar combustibles fósiles. Desde el año pasado, generamos ya tanta energía renovable con nuestros propios activos como el equivalente a nuestro consumo. Tenemos también programas de eficiencia energética y de reducción de los residuos que producimos. En esta última línea, con un programa específico en el cual pesamos cada gramo de residuo alimentario que generamos en nuestras cocinas, hemos conseguido reducir en cerca de 52.000 kilos este residuo.
 
Y finalmente, pensando en nuestros clientes y en cómo podemos facilitarles vivir de una forma más sostenible, el año pasado lanzamos nuestro Green Friday como alternativa a Black Friday para promover un consumo más sostenible, promocionando nuestra herramienta de recompra de muebles de IKEA- Solo en una semana recompramos más de 300.000 muebles.
Hemos facilitado más de 70 mil pedidos de tornillería para alargar la vida de los productos y queremos seguir avanzando en tener más disponibilidad de piezas sueltas. Con todos estos esfuerzos, queremos asegurar que nuestros productos tengan muchas vidas y que entre todos consigamos reducir los residuos que generamos.
 
¿Cuál es la situación actual de la RSE en vuestro sector y sus principales barreras y obstáculos?
 
Vivimos en un momento decisivo. Muchas de las acciones que pongamos en marcha hoy marcarán cómo será nuestra vida en el futuro, por lo que tenemos que tener claras nuestras prioridades. Además, la sociedad es mucho más demandante en términos de responsabilidad de las empresas, porque entiende que estas tienen un papel fundamental que jugar.

En este entorno, creo que las empresas tenemos que asumir la responsabilidad que nos toca y avanzar hacia la generación de un impacto positivo en las comunidades en las que operamos.
 
En este camino, quizás la barrera principal es integrar la sostenibilidad dentro del negocio, no verla como una línea aislada, o un simple posicionamiento de marca, sino como palanca que pueda aportar a conseguir los objetivos de negocio. También es también es importante pasar de los compromisos a la acción. No solamente necesitamos ponernos una meta, sino que también necesitamos urgentemente empezar a avanzar hacia ella.

Crédito: https://www.corresponsables.com/entrevistas/negocio-circular-ikea

El impacto ambiental de comprar por internet

La pandemia está cambiando nuestra manera de comprar. Según el índice de compras de Saleforce, desde el estado de alarma y hasta el final de la desescalada, las compras online aumentaron un 67 % en España (un 71 % a escala global).

Parece claro que el comercio electrónico genera valor al consumidor porque es rápido, cómodo y conveniente. Teniendo en cuenta los descuentos que se ofrecen, puede ser también más barato.

Pero ¿genera valor social el comercio online? ¿Mejora el bienestar social? Los consumidores parecen pensar que sí, según un estudio de varias universidades para Asedas. Sin embargo, solo 2 de cada 10 son conscientes del impacto ambiental que generan las compras a través de internet.

Todo lo que hacemos genera un impacto ambiental; no es posible vivir sin consumir recursos. Cuando evaluamos el impacto del comercio online, lo hacemos comparándolo con el impacto de otras formas alternativas de compras.

Más emisiones y congestión urbana

Los trabajos que analizan el impacto ambiental del comercio electrónico identifican tres fuentes de impactos: transporte, almacenamiento y empaquetado. A estos tres podríamos añadir el impacto ambiental de los servidores empleados para hacer y recibir pedidos, aunque sobre esto no diremos mucho en esta nota.

En el transporte, el comercio a través de internet cambia los impactos de la última milla, el último tramo en la cadena de distribución. El modelo con menos emisiones sería un individuo que va caminando a comprar los productos que necesita.

En oposición, el modelo de reparto puerta a puerta usando camiones genera más emisiones y aumenta la congestión urbana, porque ese vehículo gasta más carburante y hace frecuentes paradas en los centros urbanos. Al impacto de la entrega, debemos sumar las entregas fallidas y las devoluciones que hacen repetir el círculo de emisiones y congestión.

Por tanto, un modelo de entregas usando otros vehículos menos contaminantes reduciría las emisiones. Todavía se reducirían más con el uso de bicicletas, pero esto exige repensar el diseño de la red de distribución. Se está experimentando con otros modelos de entrega usando drones (como el proyecto Prime Air de Amazon).

La entrega centralizada, ¿una solución?

Igualmente, en modelos de entrega centralizada (donde los productos se entregan en un punto de recogida al que acude el consumidor) las emisiones se reducen. Estos modelos no solo centralizan la recogida de pedidos, sino también la entrega de los paquetes.

Una de las razones por las que se multiplican las emisiones es que los consumidores piden productos a diferentes plataformas o, incluso si es la misma, los envíos no se centralizan por hogar, sino por proveedor.

Cuando las entregas se centralizan en un punto de recogida al que acude el consumidor, se reducen las emisiones asociadas a estas múltiples entregas. Sería el equivalente a un cliente que compra todo lo que necesita en una única visita al establecimiento.

La innovación en modelos compartidos de recepciones y entregas puede llegar a ser una alternativa al modelo puerta a puerta.

El papel del almacenamiento y empaquetado

La segunda fuente de impactos son los almacenes. Por un lado, contar con almacenes más grandes hace que el impacto por unidad de producto servida se reduzca. Por otro lado, la complejidad de la gestión de envíos aumenta los costes ambientales asociados a cada entrega.

La tercera fuente de impacto, quizá la más visible para el consumidor, es el empaquetado. Si ha hecho usted alguna vez un pedido se habrá sorprendido de ver una caja de 50 cm que protege un objeto de 10 cm.

El uso de cartón y plástico para proteger los envíos genera impactos asociados a su producción y aumenta los residuos generados en las compras, especialmente cuando los comparamos con las bolsas reutilizables y reutilizadas de las tiendas físicas.

Y no solo es ineficiente el empaquetado por unidad de producto, sino que el hecho de que no se centralicen los envíos por hogar hace que se multiplique el uso de cartón porque cada objeto viene con su propio empaquetado.

Hacia un empaquetado más sostenible

En esto sí parece haber consenso social: una mayoría de consumidores querría que se unificara el empaquetado de los pedidos, que se reduzca al mínimo el empaquetado y poder elegir el material del empaquetado, según un estudio realizado por Ihobe, Ecoembes y AECOC en 2019.

La presión de la Unión Europea por la circularización del empaquetado y la investigación en nuevos materiales compostables o ingeribles puede aligerar la presión que el empaquetado le pone al planeta.

En definitiva, en zonas urbanas, donde existen establecimientos a los que acudir andando para resolver las necesidades materiales de la vida, la compra en tiendas físicas genera menos emisiones.

En zonas rurales puede ocurrir lo contrario: es preferible un solo camión recorriendo la distancia para hacer las entregas a 10 hogares, que 10 hogares recorriendo en coche la distancia al punto de venta, si este no se encuentra en el municipio.

Si el comercio electrónico va a seguir creciendo, tenemos una oportunidad para diseñarlo de manera que sea una fuente de valor para todos los agentes de implicados, especialmente para los más afectados por la crisis: para los pequeños productores, que pueden tener en el comercio online una puerta de entrada al mercado, ya que les es imposible entrar en las grandes cadenas; para los repartidores y, por último, para los consumidores que no tienen acceso fácil a tiendas físicas.

Es fundamental diseñar un modelo de comercio online que ponga por encima de cualquier consideración la sostenibilidad ambiental. Si agotamos las materias primas y aumentamos la temperatura media de la tierra, ninguno de nosotros tendrá posibilidades de seguir produciendo o comprando en este planeta.

Crédito: https://theconversation.com/el-impacto-ambiental-de-comprar-por-internet-149462

Desarrollan la primera tecnología que permite reciclar y reutilizar indefinidamente los gases refrigerantes

El proyecto europeo KET4F-Gas introduce la economía circular en el sector de la refrigeración y el aire acondicionado y ofrece a los gestores de residuos una alternativa barata para la recuperación y reciclaje de los gases fluorados.

Las investigaciones del proyecto KET4F-Gas para conseguir reducir el impacto ambiental de los gases refrigerantes han conseguido desarrollar por primera vez dos tecnologías diferentes para separar los gases fluorados de las mezclas utilizadas en refrigeración y reutilizarlos de manera indefinida, ofreciendo una ventana de esperanza al control de las emisiones de los gases de efecto provenientes de la climatización.

Este grupo de trabajo, formado por la colaboración internacional de 13 socios y 6 asociados de entidades universitarias, empresariales y de la administración pública de España, Francia y Portugal, comenzó sus investigaciones en 2018 gracias a una aportación de 1,7 millones de euros del programa Interreg SUDOE de la UE.

Las dos tecnologías que han resultado del proceso de I+D están basadas en procesos de “química verde”, nanotecnologías, materiales y procesos de separación avanzados muy fáciles de aplicar y con un coste de implementación suficientemente bajo como para hacer económicamente atractivo el reciclaje y reutilización de los gases de refrigeración, introduciendo los principios de la economía circular en el sector.

Esta tecnología se pondrá a disposición de las empresas de gestión de residuos y empresas que empleen gases fluorados a gran escala para evitar la emisión de gases con efecto de calentamiento global a la atmósfera.

Como explica la gallega Ana Belén Pereiro, co-directora del proyecto e investigadora de la Universidade NOVA de Lisboa, “El objetivo principal de KET4F-Gas es reducir el impacto ambiental de los gases fluorados utilizando Tecnologías Facilitadoras Esenciales (TFEs) para separación y recuperación de los F-gases. Estas tecnologías se han desarrollado de acuerdo a los principios de la “química verde” y se han puesto al servicio de la industria y los gestores de residuos para reducir las emisiones de estos compuestos.

UNA ALTERNATIVA BARATA

La importancia de la nueva tecnología es que por primera vez ofrece una alternativa barata de separación y recuperación de estos gases refrigerantes al final de su vida útil que les devuelve su pureza, y por tanto su eficiencia. De esta manera incentiva el reciclado y la reutilización de los gases, en lugar de su emisión a la atmósfera, valoriza un residuo e introduce principios de economía circular, además de presionar a la baja sobre el precio del gas y su comercio ilegal.

La nueva tecnología desarrollada implica un ahorro ambiental de entre el 60% y el 70% en emisiones de CO2 frente al sistema actual de incineración empleado en la gestión de este tipo de compuestos, además de incentivar un aumento de la cantidad de gas sometido a reciclaje, actualmente casi irrelevante.

El uso de gases fluorados está controlado y sujeto a cuotas en la UE, por lo que su precio, e incluso el comercio ilegal (entre el 20% y el 30% del total), se han disparado. Al conseguir un valor económico de los gases después de haber sido utilizados, esta tecnología conseguirá que no se emitan a la atmósfera para librarse de ellos, una práctica ilegal pero no erradicada, sino que sean recuperados y reciclados indefinidamente en un proceso de economía circular muy beneficioso para el medio ambiente y para la mitigación de los efectos del cambio climático.

Desde que en Europa se prohibieron en 1995 los gases CFC (clorofluorocarburos), que dañan directamente la capa de ozono, la mezcla más usada por la industria en sistemas de aire acondicionado (domésticos, industriales o en automóviles), es el denominado gas R-410-A, compuesto formado en un 50% por el gas R-32, más eficiente, pero más caro. Ana Belén Pereiro afirma que “La tecnología desarrollada por KET4F-Gas consigue recuperar el R-32 de su mezcla con otros compuestos con una pureza superior al 98% y a un coste menor que el del producto nuevo, haciendo muy atractivo el reciclado y reutilización de este gas.”

Los gases fluorados no dañan la capa de ozono, pero sin embargo, tienen un potencial de aumentar el calentamiento global hasta 23.000 veces mayor del el CO2, y además, pueden permanecer en la atmósfera hasta 50.000 años, por lo que el objetivo de la UE es sustituirlos progresivamente por otros compuestos con menor impacto ambiental. El problema es que no se han encontrado sustitutos que sean eficientes y que no presenten peligro por toxicidad o inflamabilidad, de ahí la importancia de introducir la reutilización y el reciclado de los gases en los procesos de gestión de los dispositivos que se retiran por haber llegado al final de su vida útil.

PRESENTACIÓN DE RESULTADOS DEL PROYECTO

Es un hecho que el cambio climático hace que cada vez haga más calor en verano, y que por tanto cada vez usamos más el aire acondicionado. A su vez, los sistemas de climatización emplean gases fluorados con un potencial efecto sobre el calentamiento global. Hasta ahora no existía una tecnología eficiente y barata para recuperar esos gases, por lo que, pese a ser obligatorio su tratamiento, tan solo el 1% de ellos se recoge en la UE al final de su ciclo de vida. El resto acaba en la atmósfera a pesar de estar estrictamente prohibido, alimentando la espiral de degradación ambiental y calentamiento global. La tecnología desarrollada por KET4f-Gas supone una oportunidad para la industria, gestores de residuos y administraciones públicas revertir esta situación.

Los resultados de este proyecto de investigación se van a presentar públicamente los días 22 y 23 de septiembre en Bayonne (Francia), en un encuentro que convocará a empresas, gestores de residuos, autoridades nacionales con competencias en medio ambiente y eurodiputados para debatir conjuntamente sobre la problemática de los gases fluorados y la implementación de la tecnología que KET4F-Gas ofrece como solución global al sector de la refrigeración y aire acondicionado, y que podrá seguirse online.

Crédito: https://www.residuosprofesional.com/tecnologia-reciclar-gases-fluorados/

         

Reciba el boletín de ASEGIRE

Empresas Asociadas

Conozca a las empresas y organizaciones asociadas:


Noticias más recientes

Buscan identificar contaminantes peligrosos en residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

Se dio la partida a la primera iniciativa en Chile para identificar y separar residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) con contaminantes orgánicos persistentes (COPs). Esto, en el marco del programa Residuos-E, que se realiza a nivel latinoamericano para fortalecer programas...

Detalles


¿Sabes cómo surge el Día Mundial sin Auto?

El Día Mundial Sin Auto es una celebración que se lleva a cabo en muchas ciudades del mundo, para que los habitantes de las ciudades experimenten cómo sería la vida en comunidad si utilizáramos otros medios de transporte. Durante un día las...

Detalles


Cargador universal para teléfonos inteligentes

os países de la Unión Europea (UE) y los negociadores del Parlamento Europeo anunciaron este martes un acuerdo para adoptar un cargador universal para teléfonos inteligentes, tabletas y dispositivos portátiles a más tardar en el otoño boreal de 2024, en...

Detalles



Tel: +(506) 2236-6667 | +(506) 2236-6645

Email: info@asegire.com

Condominios Llorente. Apto. # 19. 200 mts al este del Convento de Monjas de Santa Ana. Llorente de Tibás. San José.